Antoine Court de Gébelin y el tarot

court de gebélin

Los orígenes del tarot son, hoy en día, desconocidos. Cierto es que existen muchas hipótesis acerca de su origen pero ninguna de ellas ha podido demostrarse. Ni siquiera se sabe si el tarot nació con el propósito de ofrecer una iluminación sobre la vida de quien las consultaba o como un simple juego para pasar el rato. Ni su lugar de origen, ni el nombre de su creador. Lo único que sí sabemos es que los primeros mazos de tarot aparecieron en la Italia del siglo XV. Mejor dicho, en la corte de Milán. Con las cartas del tarot los cortesanos simulaban una sofisticada batalla por el control del territorio, trasladando a las cartas el poder del ducado. Este juego se extendió por Europa con muchas variantes.

La baraja del tarot, adquirió su forma definitiva en Francia en la década de los 60 del siglo XVIII de la mano de grabadores que diseñaron y pintaron a mano las cartas del Tarot de Marsella, el más conocido y usado de todos los mazos de tarot. Sin embargo, el tarot seguía siendo un simple mazo de cartas para jugar en los salones europeos. El suizo Antoine Court de Gébelin, lo encontró en uno de estos lugares encopetados de la capital y quedó maravillado ante el poder que tenían sus imágenes.

Además de su gusto por el tarot, Court de Gébelin era muy aficionado a la historia, sobre todo al Mundo Antiguo y a los diferentes idiomas que en él existían. Sentía una gran atracción por todas las formas del lenguaje y cuando se encontró ante una inscripción egipcia no pudo evitar sentirse hechizado. Creyó que aquellos jeroglíficos sintetizaban todos los misterios del ser humano, la sabiduría del universo. Amante de la hermenéutica y los símbolos, la baraja del Tarot se le antojó una compilación de los secretos de la cultura egipcia. Para él el tarot encerraba los misterios del dios Thot y promulgó esta idea adjudicando a sacerdotes egipcios la creación del arte de la cartomancia. Thoth era el dios egipcio de la sabiduría, mítico inventor de la palabra, patrón de los escribas y creador de los jeroglíficos.

Court de Gébelin afirmaba que la palabra Taro era una palabra egipcia que significa “el camino real de la vida”. En su afán por descubrir al mundo el legado del conocimiento antiguo, dentro de su enciclopedia Le Monde Primitif (1781), primer compendio de saberes ocultistas de la historia moderna, dedicó un tomo entero al tarot. En él, Gébelin daba a conocer su teoría que relacionaba el mítico Libro de Thot con el Tarot. Y explicaba que las figuras que aparecen en las cartas prCourt de Gébelinocedían de un misterioso libro de la sabiduría que había pasado miles de años encerrado en una pirámide egipcia, el Libro de Thoth. Por eso los sacerdotes, además de conocer el horóscopo, podían leer el tarot a los faraones.

Su teoría fue divulgada y dada a conocer a los miembros más encumbrados de Iglesia y Estado. Y no solo fue creída, sino que se dio por sentado la idea de que el tarot provenía de los egipcios, aunque luego cada autor mostrase sus desacuerdos en determinados puntos de la confección de los símbolos. Para reforzar la teoría de que el tarot provenía de Egipto, Court de Gébelin confeccionó su propia versión del tarot. Según él era más fiel a la baraja que usaban los sacerdotes egipcios. Cambió imágenes, encuadres y el color original.

El tarot de Court de Gébelin

La baraja que diseñó Court de Gébelin estaba compuesta de 77 cartas, más la carta de El Loco. Veintidós cartas corresponderían a los Arcanos Mayores y las otras 56 a los Arcanos Menores. Añade también una numeración en hebreo. Para interpretar estas cartas hay que relacionar las imágenes que en ellas aparecen con la simbología de la cultura egipcia. Las imágenes en el tarot Court de Gébelin sugieren figuras bíblicas, las cuales deben vincularse con la simbología egipcia. La única diferencia con la baraja del tarot de Marsella actual es que El Ahorcado no está colgado boca abajo.

Según este autor, toda la baraja se estructuraba sobre el número siete, de modo que los Arcanos Mayores se dividirían en tres grupos de siete cartas, más El Loco que no numeró para no romper la armonía numérica. Los Arcanos Menores los dividió en 4 palos cada uno de ellos compuesto por dos sietes. En total, y siempre dejando de lado la carta del Loco, tendríamos una baraja de 77 cartas. Para él los palos de los Arcanos Menores simbolizaban los distintos grupos en los que se dividía la sociedad del Antiguo Egipto. Así las copas representarían a la clase religiosa, los oros a los comerciantes, las espadas a nobles y militares y los bastos a los campesinos.

¿Es cierta la teorCourt de Gébelinía de Court de Gébelin?

Hoy en día esta teoría sobre el origen de tarot es muy difícil de creer. En 1822 se descubrió la Piedra de Rosetta con la que pudo descifrarse el alfabeto jeroglífico por lo que pudo conocerse lo que el libro de Thot contenía y que nada tenía que ver con el Tarot. Pese a todo hay que reconocer que si no hubiera sido por los estudios de Court de Gébelin no hubiera habido estudios tan minuciosos sobre las cartas del tarot.

El tarot después de Court de Gébelin

Siguiendo con los estudios realizados por Gébelin, el ocultista francés Jean-Baptiste Alliette, más conocido por su seudónimo Eteilla,  escribió una obra, Cómo divertirse uno mismo con la baraja de cartas llamada Tarot, en la que ofrecía más detalles sobre el presunto libro de Thot. Así, según Eteilla, el tarot habría sido realizado por diecisiete magos egipcios en Menfis en el año 1828 a.C., entre los cuales se encontraba un descendiente de Mercurio-Athotis. Su libro fue el primero que recogía métodos adivinatorios a través del Tarot. Siguió a este libro la publicación de la primera baraja de cartas diseñada específicamente para propósitos ocultistas. Fue la primera de una larga serie de barajas. A esta le siguió un manual de instrucciones para la lectura cartomántica en el que combinaba tarot y astrología. Su popularidad fue cada vez mayor y en 1788 fundó la Société des Interprètes du Livre de Thot.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing