Cataplexia, la parálisis del sueño

cataplexia

En una entrada anterior ya analicé brevemente cada una de las parasomnias más habituales, pero hoy me gustaría analizar una de las comunes y perturbadoras: la cataplexia, cataplejía o parálisis del sueño. Esta enfermedad consiste en episodios súbitos y generalmente breves de pérdida del tono muscular durante la vigilia, es decir, que algunos de los músculos de nuestro cuerpo se paralizan durante el tiempo en el que empezamos a dormirnos.

La mayoría de las veces, la cataplexia se produce en relación con emociones intensas; durante el acceso, esa flacidez muscular hace que la persona que la sufre no pueda moverse y que se desmaye, pudiendo durar este desmayo desde unos segundos hasta varios minutos, momentos en los que la persona que la padece puede escuchar lo que ocurre a su alrededor, pero no puede hablar ni ver.

La parálisis del sueño se produce sin importar el momento en que se duerma o la postura que se adopte, pero ocurre de manera más frecuente cuando la persona duerme tumbada sobre la espalda, con las piernas estiradas y los brazos están extendidos a los lados del cuerpo. En ese momento el paciente siente un terrible miedo que no le deja moverse aunque también puede experimentar rabia o enfado. Otro síntoma inquietante de la cataplexia es una presión en el pecho que hace casi imposible respirar, aumentando la sensación de miedo en el durmiente.

Aunque los pacientes no son conscientes de ello, la parálisis del sueño comienza en la vigilia, cuando los músculos se relajan pero notan sus efectos cuando están totalmente dormidos por lo que muchos los confunden con pesadillas. Es normal que durante la fase más profunda del sueño los músculos estén inmóviles ya que de esta manera el cuerpo evita que se hagan los movimientos que se están soñando, el problema viene cuando la sensación de parálisis puede ser percibida por el durmiente en la primera fase del sueño porque aún es consciente de lo que ocurre pero con un pie en el mundo de los sueños lo le dificulta entender qué es lo que le está pasando.cataplexia

Y es que el principal problema de la cataplexia es cómo la percibe el propio paciente lo que hace que sea difícil de diagnosticar. Algunos pacientes creen que esa parálisis no es más que un sueño demasiado vívido o una pesadilla. Pero la mayoría de personas que sufren cataplexia creen que han sido atacadas mientras duermen por un ente sobrenatural pero no soñado, es decir que esa entidad sobrehumana existe en la realidad y que mientras duermen, entra en sus habitaciones y les ataca.

En todo el mundo los aspectos fisiológicos de la parálisis del sueño son los mismos, independientemente de la raza, religión o la cultura de la víctima. Son las interpretaciones casi incontables de los síntomas, que hacen que la cataplexia se considere un fenómeno paranormal porque las víctimas sienten que son sometidas por entes extraños que identifican con espíritus. Así creen que en vez de experimentar los síntomas de la cataplexia, en realidad están siendo sometidas por entidades negativas.

Muchos pacientes relatan extrañas experiencias durante la fase de transición entre el sueño y la vigilia. Se relatan casos de personas que dicen ser asaltadas por fuerzas desconocidas que pueden identificarse con un íncubo. Lo cierto es que no hay nada paranormal en la cataplexia lo que no significa que sea una enfermedad fácil de detectar y entender ya que el estado del sueño aún presenta muchos interrogantes para especialistas en sueños y psicólogos.

Quienes sufren este trastorno relatan que, además del miedo que sienten por el hecho de no poder moverse, también aparecen otras sensaciones como ira o enfado, por lo que se cree que la cataplexia puede estar relacionada con experiencias traumáticas que el sujeto haya podido sufrir durante el día. También han relatado que pueden experimentar dificultades de la respiración, lo que estaría unido a emociones como el estrés o la ansiedad.

cataplexiaDurante las parálisis del sueño, somos incapaces de hablar, oler, movernos, gritar, despertarnos, sin embargo, sí podemos ver lo que ocurre, lo que es todavía más angustioso y también podemos escuchar, pero solo ruidos extraños y fuera de lo normal.  Este trastorno provoca una serie de sueños angustiosos que el paciente a veces no identifica con una enfermedad, por ejemplo, sueñan que alguien les está pinchando con agujas en el corazón y el torso pero no pueden defenderse. También suelen soñar que entran sombras blancas o negras por la puerta incluso por la ventana y comienzan a moverse en la habitación.

Cómo saber si sufres cataplexia y cómo evitarlo

Normalmente cuando una persona sufre una enfermedad lo sabe o al menos experimenta unos síntomas que pueden ser más o menos molestos pero las personas que padecen cataplexia muchas veces no lo saben porque confunden los síntomas con pesadillas terribles, con un exceso de tensión y estrés que provoca un desmayo o incluso con posesiones de espíritus.

La cataplexia afecta a los pacientes de diferente forma pero si cuando te acuestas y estás a  punto de dormirte ves extrañas presencias malignas observándote, un intruso en tu cuarto, experiencias sexuales negativas, que llegan alienígenas o que alguien te ha puesto una bolsa en la cabeza que no te deja respirar posiblemente sufres de parálisis del sueño.

Intenta determinar qué puede provocarte la cataplexia. La parálisis del sueño puede ser provocada por elementos sobre los no tienes control como estrés, el ambiente en el que te mueves, el estado de ánimo y hasta llevarse un susto exagerado. Trata de llevar un control de tus episodios de parálisis, registra también tu experiencia, el tiempo, el patrón del sueño, la posición en la que dormías, tu estado emocional antes y después del episodio y si estuviste durmiendo o despertando cuando pasó. Esto puede ser información bastante útil, especialmente si decides visitar a un médico especialista.

Hoy en día la cataplexia no se puede curar pero sí existen tratamientos farmacológicos para casos extremos y terapias naturales que permiten vivir con este trastorno de manera agradable. De todas maneras los expertos recomiendan llevar una vida sana, dormir regularmente, alimentarse correctamente y hacer algo de ejercicio para minimizar los efectos de la parálisis del sueño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing