Chakras, canalizadores de energía

chakras

Si te interesan las terapias naturales seguro que has oído hablar de los chakras y de su importancia para mantener una buena salud tanto física como emocional. Para los que no lo sepáis, los chakras son centros de energía repartidos por el cuerpo humano. Estos centros de energía que componen nuestra consciencia y nuestro sistema nervioso se extienden por el cuerpo físico. Los chakras no son físicos, son aspectos de nuestra conciencia, como las auras. Estos son más densos que las auras, pero no tanto como el cuerpo físico. Los chakras se relacionan con el cuerpo físico a través del sistema endocrino y del sistema nervioso.

Para que te hagas una idea, imagínate que los chakras son una especie de discos de energía que se hayan repartidos por el cuerpo y que marcan el punto donde se unen los canales o carreteras que distribuyen la energía por todo el organismo. Funcionarían como bombas o válvulas que regularían el flujo de energía que reciben las diferentes partes del cuerpo humano. Estos puntos de unión o puntos nodales reciben el nombre de nadis. De los 3 nadis principales, es decir de los 3 puntos de unión de los canales de energía del cuerpo, surgen los siete chakras principales. Además de estos siete chakras hay 21 chakras menores y cientos de centros terciarios menos relevantes pero importantes para tu salud.

Cada uno de los siete chakras principales se asocia a una de las siete glándulas endocrinas, y a su vez con un grupo de nervios llamado plexo. De este modo, cada chakra puede asociarse a partes y funciones concretas del cuerpo controladas por el plexo o por la glándula endocrina asociada. Todas tus percepciones y estados de conciencia pueden dividirse en siete categorías. Cada categoría puede asociarse a uno de los chakras principales. Así pues, los chakras no solo representan  partes concretas de tu cuerpo físico, sino también zonas concretas de tu conciencia. Cuando tienes mala conciencia, ésta se refleja en el chakra asociado a esa parte de la conciencia y a su vez, en las zonas del cuerpo físico relacionadas con ese chakra.

Los chakras coinciden con los puntos de acupuntura puesto que ambas disciplinas buscan sanar el cuerpo a través del equilibrio de energías. La energía que recorre el organismo recibe el nombre de prana. El prana es la fuerza vital que nos mantiene saludables y vivos. Cada uno de los chakrchakrasas principales está asociado a una de las glándulas endocrinas del organismo. Todos ellos están unidos entre sí por un canal energético que recorre la espina dorsal.

Por qué son importantes los chakras

Si los chakras no se hayan correctamente abiertos la energía no fluye por el cuerpo lo que provoca enfermedades físicas y desasosiego espiritual. Es muy importante mantener los chakras abiertos y desbloqueados. Así un flujo de energía correcto y continuo mantiene el cuerpo, la mente y las emociones sanas. Aunque deben estar abiertos tampoco deben estarlo demasiado porque eso también provocaría un desequilibrio. En el funcionamiento de los chakras se reflejan también las decisiones que se toman al reaccionar ante las circunstancias de la vida. Los chakras se abren o cierran  con cada decisión que se toma.

Para activar, abrir o reequilibrar los chakras podemos usar muchas técnicas y disciplinas. Las más usuales son el yoga, la cromoterapia, ciertos ejercicios físicos o el reiki. Además, deben adoptarse hábitos saludables a través de la meditación, la alimentación y la respiración. Un reequilibrio de los chakras te conducirá a despertar la energía kundalini aunque es un proceso largo y complicado. Unos chakras limpios y equilibrados ayudan a mantener el cuerpo físico sano, proporcionan claridad mental, potencian la capacidad de concentración y apartan el miedo y el resentimiento.

Cómo influyen los chakras en tu vida diaria

Como ya he comentado los chakras se relacionan con tus pensamientos y sentimientos pero también están influenciados por lo que comes y por los productos con los que estás en contacto. Cuando nuestros pensamientos y sentimientos son positivos y de amor incondicional nuestras acciones son generosas y dedicadas a hacer el bien. En ese caso los chakras trabajarán adecuadamente. Por eso te sentirás lleno de energía, feliz, tranquilo y en equilibrio. Si tenemos sentimientos y pensamientos contrarios al amor, tus chakras empiezan a desequilibrarse por lo que te sentirás agresivo y depresivo. Este desequilibrio acabará afectando a tu salud física y a las relaciones con los demás. 

Los siete chakras principales

A continuación te dejo una breve descripción de cada uno de los chakras principales. En próximas entradas analizaré cada chakra por separado.

El primer chakra se conoce como ancla del espíritu. Se encuentra situado al final de la columna vertebral. Cuando está desequilibrado la perchakrassona aparece desorientada. Este chakra también está asociado con el sexo. Es también el lugar donde más energía intensa hay la que permite generar vida.

El segundo chakra o chakra esplénico. Se encuentra en el abdomen a la altura del ombligo. Está relacionado con el sistema nervioso y con el regulador de temperatura del organismo. Cuando este chakra está cerrado provoca nervios que pueden conducir al histerismo.

El tercer chakra o del plexo solar se halla ubicado justo en el plexo solar. Está relacionado con el aparato digestivo y con el subconsciente. Da cordura e ilumina la mente. Si el chakra está hiperactivo produce confusión y ansiedad en grado extremo.

El chakra cardíaco o cuarto chakra. Se ubica a la altura del corazón y refleja los sentimientos más profundos. Este chakra es responsable de toda compasión y amor sin egoísmo, de la trascendencia y el discernimiento. Otorga estabilidad, paciencia y  equilibrio mental. Su desequilibrio provoca confusión mental e ideas prejuiciosas.

El quinto chakra situado en la garganta recibe también el nombre de chakra laríngeo. Es el relacionado con la boca y el oído por lo que influye sobre la comunicación, la expresión y el oído. Su mal funcionamiento provoca vértigo, anemia, alergias y asma. 

El sexto chakra llamado también tercer ojo se encuentra en el entrecejo. El tercer ojo gobierna la glándula pituitaria, el ojo izquierdo, las orejas, nariz y el sistema nervioso en general. Su desequilibrio produce pensamientos ilógicos, distracción, olvido y miedo al futuro.

El chakra coronario o séptimo chakra se encuentra en la parte superior de la cabeza. Este chakra no entra en funcionamiento a menos que se haya hecho un trabajo espiritual consciente. Es un chakra que vibra con altísima rapidez, hasta cubrir la parte superior de la cabeza.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing