El origen de Halloween

halloween

Esta noche, 31 de octubre, se celebra la fiesta de Halloween en casi todo el mundo. Aunque tradicional de los países anglosajones, esta celebración se ha ido extendiendo por casi todos los rincones del planeta. Desplazando a veces las fiestas locales como la castañada o la víspera de Todos los Santos. Fiestas españolas que se celebran cada vez menos. Halloween se conoce también como Noche de Brujas o Noche de Difuntos, pero es la misma festividad. Esta noche da paso, en el calendario cristiano, a la fiesta de Todos los Santos. Día en el que el recuerdo a los difuntos lleva a miles de familias a visitar los cementerios y rendirles tributo.

Como ya he comentado Halloween no es una fiesta europea o latinoamericana, pero en estos países se celebra cada vez más. Mucha gente está en contra de que se celebre Halloween fuera de Norteamérica por diversas razones. Algunos piensan que va en contra de las creencias cristianas, ya que en esa noche se supone que los muertos regresan a la Tierra. Otros argumentan que es una fiesta extranjera sin nada que ver con sus raíces y con sus costumbres.

Lo cierto es que la noche de Halloween es un momento muy esperado sobre todo por los pequeños de la casa a los que les encanta disfrazarse y divertirse. Es una noche donde todo el mundo se ríe del miedo, mayores y pequemos buscamos disfraces con los que asustar la gente e, incluso, algunas de las recetas más típicas de Halloween han llegado a nuestra cocina. ¿Sabes de dónde procede esta fiesta en la que el miedo y el terror son los amos?

Origen de Halloween

Puede que creas que Halloween es una fiesta de origen norteamericano pues es lo que se desprende de su cine y televisión. Pero, en realidad, esta festividad procede de una fiesta llamada Samain o Samhaim celebrada por los pueblos celtas asentados en parte de Europa. Es una fiesta muy antigua ya que se empezó a celebrar mucho antes de la instauración del cristianismo. Hoy en día, los wiccanos la siguen celebrando en una versión adaptada a sus creencias. Samain se celebra también la noche que va desde el 31 de Octubre y el 1 de noviembre, coincidiendo con el primer día del año del calendario celta.

En qué consistía el Samhainhalloween

La palabra Samaín significa en la lengua de los celtas fin del verano y comienzo del invierno. E una de las fechas más importantes en su calendario. Los celtas asociaban la noche de Samhain con el momento en el que el mundo del Sidh, el más allá, se abría al mundo de los vivos. Por ello, se consideraba que era el momento idóneo para recordar y rendir culto a los antepasados. Pues era cuando se encontraban más cerca de los vivos. La noche del 31 de octubre era también una noche muy peligrosa dado que las almas del más allá podían venir a saldar cuentas pendientes.

Para ahuyentar a las almas en pena se colocaban calaveras de enemigos caídos en la batalla con velas en su interior. Se clavaban en estacas alrededor de los poblados para protegerse de los espíritus malignos. Las cabezas cortadas tenían un significado religioso. Ya que para ellos el alma residía en la cabeza y al cortársela al enemigo derrotado, su fuerza pasaba al vencedor.

Igual que las almas de los muertos en Samhain podían pasar al mundo de los vivos, los vivos podían pasar con facilidad al mundo de ultratumba. Las barreras entre el mundo físico y el sobrenatural desaparecían. Por lo que era también un momento propicio para desentrañar los secretos del futuro preguntando a los espíritus. Para ello se usaban frutos de árboles sagrados como manzanas o avellanas. Con ellos se podía obtener información referente al matrimonio, la enfermedad o la muerte. Así, por ejemplo para identificar a su futura pareja, los jóvenes celtas debían coger una manzana de un barril lleno de agua en la que flotaban algunas manzanas identificadas con una marca. Si la cogían valiéndose solo de la boca la marca les diría quién sería su pareja.

¿Y los disfraces?

¿Te suena lo del barril? Claro porque esa práctica adivinatoria subsiste hoy día convertida en un juego de Halloween. En él se debe intentar atrapar con los dientes unas manzanas que flotan en agua.

Por otro lado, para dar la bienvenida a los espíritus de los ancestros que volvían a visitar sus antiguos hogares se les preparaban alimentos. A la mañana siguiente se comprobaba que los espíritus habían consumido aquellas bebidas y viandas, antes de volver a sus tumbas. Esta costumbre ha derivado hoy en día en las ofrendas florales que los vivos llevan a sus antepasados el Día de Todos los Santos e influyó enormemente en la celebración del Día de Muertos mexicana.

halloween

Los celtas, como ya sabes, creían que la noche de Samhain los muertos dejaban su mundo para volver al nuestro. Volvían en forma de fantasmas y otros espíritus aterradores. Todo el mundo tenía mucho miedo y no querían salir de casa después del anochecer. Pero debían salir. Para que los espíritus no les reconocieran usaban máscaras y trozos de tela sobre la cabeza.

¿Truco o trato?

Esta actividad típica de la noche de Halloween consiste en que niños y niñas disfrazados se presentan en las casas colindantes a las suyas en busca de algunas golosinas o regalos. Deben llamar a la puerta y gritar ¡Truco o trato! El vecino debe entonces darle alguna golosina o si no se expone a ser molestado con alguna travesura por parte de los pequeños.

Se cree que esta costumbre es influencia de los pueblos cristianos de Europa que en la Edad Media solían, en la noche del 31 de octubre, pasar por las casas en busca de alimentos y limosnas a cambio de rezar unas oraciones por el alma de los muertos de cada familia.

La expansión de Samhain

En la Edad Media, los pueblos celtas que se extendieron por Europa llevaron con ellos la fiesta de Samhain. Salvo que ya no se colocaban calaveras en estacas. Estas fueron sustituidas por nabos ahuecados en los que se colocaba  carbón ardiente para iluminar el camino a  los difuntos en su regreso al mundo de los vivos. Les daban así así la bienvenida, a la vez que se protegían de los malos espíritus.

El cristianismo trató de erradicar la fiesta de Samaín pero terminó adoptándola. Por eso el papa Gregorio IV convirtió el viejo Samaín en fiesta de Todos los Santos. Asimismo, estableció la vigilia de todos los Santos, el 31 de Octubre, cuyo nombre en inglés se  tradujo por “All Hallow’s Eve”, derivando con el tiempo en el conocido nombre de Halloween.

Cuando los irlandeses, herederos directos de los celtas pero ya cristianos y católicos, emigraron a América se llevaron consigo todas sus tradiciones. También las de Samhain. En lugar de nabos usaron calabazas porque eran mucho más grandes y fáciles de ahuecar y convirtieron una fiesta pagana celta en una de las más grandes celebraciones americanas. ¿Celebras la fiesta de Halloween? ¿Te has disfrazado o has cocinado algún plato típico? Compártelo en los comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing