El poder de las Plantas Medicinales

plantas medicinales

Desde siempre la Naturaleza ha proporcionado al ser humano y los animales multitud de plantas y flores muy eficaces para tratar las más diversas dolencias. Las plantas medicinales tienen como ventajas principales ante los medicamentos fabricados por el hombre además de ser 100% naturales que no tienen efectos secundarios.

El uso de remedios de origen vegetal se remonta a la época prehistórica, y es una de las formas más extendidas de medicina, presente en todas las culturas conocidas. Así, en la actualidad en África y Asia, el 80 por ciento de la población se vale de remedios tradicionales y no de la medicina moderna para la atención primaria de la salud.

Las plantas medicinales están indicadas en multitud de enfermedades desde un catarro hasta dermatitis agudas. Tanto es su poder e importancia que existe una especialidad médica basada en remedios extraídos de las plantas medicinales: la Fitoterapia.

Si las plantas medicinales poseen tantas propiedades beneficiosas y no tienen efectos secundarios ¿por qué se utilizan más los medicamentos fabricados por el hombre? La principal razón es que los medicamentos desarrollados por la industria farmacéutica suelen replicar sintéticamente los principios activos de las plantas medicinales pero aumentando mucho su concentración, con lo que una sola pastilla farmacológica posee más poder curativo que la que se halla en cientos de plantas.

Otra de las razones por la que se usa más la medicina farmacológica es que es más fácil establecer las dosis que deben darse al paciente, algo bastante difícil de hacer a partir de plantas medicinales ya que la concentración de principios activos es menor y su acción varía mucho de un paciente a otro.plantas medicinales

De todas maneras, hay que tener en cuenta que las plantas medicinales son la base de la industria farmacéutica ya que ésta utiliza en la fabricación de medicamentos los principios activos de las plantas. Muchos de los fármacos empleados hoy en día —como el opio, la quinina, la aspirina o la digital— replican sintéticamente o aíslan los principios activos de remedios vegetales tradicionales.

Otros muchos medicamentos producidos por la industria farmacéutica son los productos naturales de toda la vida pero elaborados industrialmente porque resulta más rápido o barato, para evitar esquilmar las plantas medicinales de las que se extraen los remedios, por ejemplo, para obtener un frasco de paclitaxel (medicamento para la quimioterapia) se necesita talar cien tejos. O, porque sólo mediante procedimientos industriales es posible producir la cantidad de fármaco necesaria para abastecer al mercado.

No hay que suponer que una sustancia sea necesariamente mejor por ser natural que por ser artificial o sintética. Existen muchas plantas como la cicuta o el cianuro que son naturales pero muy perjudiciales para el hombre. De la misma manera un producto farmacéutico no es mejor que uno natural por el mero hecho de estar fabricado por el hombre. Lo que sí es cierto que los medicamentos están mucho más controlados sanitariamente por lo que son más seguros que los remedios extraídos de plantas medicinales.

Cómo utilizar plantas medicinales

plantas medicinalesSi nos decantamos por la aplicación de remedios elaborados a partir de plantas medicinales hay que conocer, en primer lugar, cómo deben aplicarse y cómo se encuentran en el mercado, ya que normalmente se usa como remedio sólo una parte de la planta y no entera. Además, no siempre deben suministrarse de la misma manera, es decir, habrá plantas medicinales con las que habrá que hacerse una infusión como la manzanilla pero otras deberán ingerirse como los ajos.

La forma más habitual para tomar plantas medicinales es la infusión, además de ser la más sencilla. Forma parte de una cultura de consumo de hierbas aromáticas que se usan no solo para fines medicinales. Consiste en poner en contacto las partes de las plantas con agua hirviendo por unos minutos, dejando que se enfríe progresivamente. Al no usarse calor directo, garantiza que sus partes no sufren deterioro.

Otra de las maneras más eficaces de aplicar plantas medicinales es a través de cataplasmas y emplastos. La cataplasma se prepara machacando la parte de la planta que contiene las propiedades curativas que se pretenden usar y se aplica directamente sobre el área afectada que se quiere tratar. Para preparar el emplasto se puede mezclar la parte de la planta a utilizar con harina, arcilla o similar logrando una pasta que se aplica sobre el área afectada, al igual que la cataplasma.

Muchos remedios naturales se obtienen a través del cocimiento de la planta medicinal. Un cocimiento se prepara hirviendo durante algunos minutos la planta y filtrándola después. Debe verificarse que el calor no afecte o destruya los principios activos. Esta forma de usarse es apropiada en general para las partes duras de la planta, como troncos, raíces, cortezas y semilla.

Una forma de ingerir hierbas medicinales directamente, sin ninguna modificación o transformación es en una ensalada. Se lavan y desinfectan las partes de la planta que se piensa ingerir, y se prepara como una ensalada tradicional, mezclándola con otras verduras o vegetales, sazonándolo sal, aceite de oliva y limón.plantas medicinales

En los herbolarios podemos encontrar muchos remedios naturales en forma de extracto. Este procedimiento permite obtener los principios activos de las plantas medicinales concentrados de una forma muy eficaz. Para realizar un extracto se requiere un cierto equipamiento y conocimiento de procesos químicos.

Otra de las formas de tomar plantas medicinales es en forma de jarabe. Los jarabes se preparan extrayendo con agua los componentes activos o medicinales de la planta y disolviéndolos luego en una gran cantidad de azúcar o miel como conservante. La preparación se inicia igual que en la infusión, pero se deja reposar algunas horas y luego se filtra el líquido, se agrega el azúcar o la miel, se diluye y se hierve algunos minutos, luego se cuela y se guarda en botella o frasco. Puede usarse durante un mes siempre que se guarde en lugar limpio y protegido del calor y de la luz.

Estas son las formas más comunes para utilizar las plantas medicinales pero hay otras muchas como los jugos, las lavativas, las tinturas, vapores etc. En entradas posteriores analizaremos las plantas medicinales más populares y sus usos. Os esperamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing