Feng Shui en los pasillos

pasillos

Muchas personas no le dan importancia a la decoración de los pasillos ya que no es una zona en la que se esté demasiado tiempo pero según la filosofía del Feng Shui esto es un error, ya que es una de las zonas que más energías acumulan porque todo el mundo que entra en nuestro hogar debe pasar por ellos mientras que otras estancias de la casa están menos transitadas por lo que acumulan menos energía. El Feng Shui considera los pasillos como habitaciones de paso de cualidades únicas y especiales, caminos que deben reflejar el cuidado por la belleza del hogar el interés por la vida de sus habitantes.

Los pasillos suelen ser espacios estrechos y reducidos por lo que conseguir una decoración que combine estética, comodidad y los principios del Feng Shui a veces es un poco complicado. En el Feng Shui los pasillos tienen el mismo problema que las escaleras: son vías de flujo del Chi donde éste se precipita de forma rápida y nefasta.

El pasillo se comporta como una pista de atletismo: la energía que entra por la puerta principal atraviesa el pasillo a gran velocidad, precipitándose contra la pared o la puerta que está al otro extremo. Así, no tiene la oportunidad de nutrir energéticamente la casa. A veces incluso el pasillo puede ser tan estrecho y oscuro que la energía no consigue pasar, se atasca y se estanca, creando un aliento negativo para nuestra casa porque desde él la energía se desvía hacia el resto de las habitaciones ya degradada.

Al decorar tus pasillos debes evitar que esto ocurra. Además, es importante que den sensación de amplitud y aporten alegría y dinamismo a tu casa, ya sea a través de los colores de sus paredes, a través del tratamiento de la luz o a través de la decoración. Como en el resto de la casa, no es necesario gastar mucho en obras o decoración para conseguirlo. Simplemente con un poco de creatividad y unos consejos puede hacer que tus pasillos se integren en la decoración del resto de la casa y que además atraigan a tu hogar la prosperidad y abundancia que mereces. 

La forma alargada de los pasillos propicia el que en muchos casos se utilicen como galerías de arte, con profusión de cuadros y fotografías familiares. Es buena idea  siempre que se haga sin exceso porque si el pasillo se convierte en un museo comienza a ser una estancia, lo que puede estancar el flujo del Chi y esto, como ya he comentado otras veces, es lo que debemos evitar.

Consejos feng shui para los pasillospasillos

Como en cualquier estancia a la que quieras aplicar la sabiduría del Feng Shui, lo más importante a tener en cuenta es la limpieza y el orden. Los pasillos deben estar siempre limpios, ordenados y bien iluminados. Tener el pasillo despejado es importante para que se pueda transitar más rápido y el Chi no quede acumulado en ningún rincón si no que fluya libremente.

Por lo general en los pasillos no entra mucha luz natural por lo que es muy recomendable cuidar su iluminación. Según el Feng Shui, lo ideal es colocar lámparas de pie ya que ofrecen una iluminación más indirecta y por su forma, mantienen el equilibrio en el ambiente. Otra buena opción son las lámparas de pared ya ahorran espacio y brindan una mejor iluminación.

Para reforzar la iluminación es recomendable pintar los pasillos con colores yang, claros y alegres. Los colores que tienen más capacidad para reflejar la luz son el amarillo claro, el azul claro y el blanco.

Si el pasillo es muy largo puedes colgar del techo pequeñas esferas de cristal facetado. Bastará una cada tres metros y suspendida del techo a unos centímetros para que no molesten. Ellas se encargarán de reflejar la luz, lanzando destellos que animan al Chi, elevándolo.

En cuanto al mobiliario, ya he dicho que es importante que los pasillos sean transitables y que no estén muy abarrotados y eso es porque el Feng Shui considera que los muebles obstaculizan el paso de las personas en los pasillos pero además bloquean el fluir de las energías. Pero por otra parte, los muebles pueden ayudar a que el Chi se ralentice evitando que la energía que entra en el pasillo se desplace a gran velocidad, sin oportunidad de nutrir energéticamente la casa.

Si necesitas colocar algún mueble en el pasillo, intenta que sea pequeño para no romper la armonía y mantener el equilibrio. Ponlos lo más pegado a la pared posible e intenta que sean de colores claros que combinen con el de las paredes. Si el pasillo es muy ancho, es buena idea colocar algún pequeño mueble, como una consola, una librería o una columna con una planta siempre que haya luz natural. Un sencillo estante con varios objetos bonitos ejercerán el mismo efecto: hará que el Chi se entretenga al recorrer la zona y no se convierta en una flecha rápida incapaz de alimentar energéticamente la casa.

pasillos feng shuiEn pasillos muy largos los muebles pueden ayudarte a dividir visualmente en varias secciones más cortas el espacio. Por ejemplo, pequeñas consolas con una escultura; alfombras diferentes separadas, conjuntos de cuadros separados por tramos de pared libre o lámparas colocadas de forma regular darán la sensación de que el pasillo se acorta consiguiendo que el Chi vaya frenando su velocidad, alimentando energéticamente el espacio a un ritmo saludable.

Como los pasillos son espacios poco iluminados tienden a tener un aspecto frío para evitarlo puedes colocar elementos naturales como las plantas. Según el Feng Shui estas deben colocarse en las esquinas de los pasillos para que la energía no se quede estancada allí. En los pasillos largos puedes colocar plantas frondosas a ambos lados del pasillo para aplacar el Chi de desplazamiento rápido. También una pequeña fuente con rocas y otros elementos naturales puede quedar bien. En ningún caso pongas flores secas porque aportan energía Sha energía de no-vida. Si no puedes poner plantas o flores porque no hay suficiente luz puedes ponerlas de papel o tela pero siempre evitando que el polvo se acumule en ellas.

Otro elemento que puede alegrar tu pasillo y hacer que sea más acogedor y práctico es un espejo. Sólo tienes que seguir algunas normas en su colocación: No debe reflejar la puerta de entrada, ni la del baño, ni la de la cocina. No debe colocarse al final del pasillo porque haría que este se viera más largo. Tampoco puede ser un espejo envejecido o a trozos, que deforme la imagen de la persona cuando se refleje en él. Lo ideal es colocar un gran espejo que refleje la pared de enfrente del pasillo, así conseguirás ampliar visualmente el espacio y multiplicar la luz.

Las esquinas salientes o los cantos de los pilares forman lo que en Feng-Shui se conoce como flechas envenenadas que según hacia donde se dirijan van a crear una distorsión energética: por ejemplo si se dirigen hacia una habitación la entrada de Chi en ella se va a ver mermada o bien distorsionada lo que puede provocar dificultades para la persona que la ocupa. Para evitarlo forra los cantos salientes de los pasillos con tapa-esquinas o coloca ante ellos algún elemento decorativo como cintas de colores, móviles colgantes de papel o tela o una planta colgante.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing