Feng Shui para la habitación del bebé

bebé

Si vas a tener un bebé o ya lo tienes sabes que es muy importante que su habitación sea segura, cómoda y con buena temperatura. Pero si quieres ayudarle a descansar bien y a que se desarrolle en equilibrio puedes aplicar los principios del Feng Shui. Para que en tu hogar reine la prosperidad y la buena suerte el Feng Shui recomienda que lo organices teniendo en cuenta que el chi o qi pueda fluir libremente. Este mismo principio puede aplicarse a la habitación del bebé favoreciendo así que crezca en un ambiente saludable y próspero.

Según este milenario arte, todos los bebés necesitan un ambiente íntimo para desarrollarse en equilibrio. No importa si el niño duerme en un cuarto independiente o lo acomodas en tu habitación. En cualquier caso es importante crear un espacio donde cada detalle contribuya a la paz y la armonía.  El ambiente en el que crezca desde los primeros días de vida determinará su éxito en la vida. Por ello su habitación al ser el entorno que reemplaza al vientre materno debe proporcionar seguridad, confort y calidez.

El feng shui te ofrece las herramientas necesarias para obtener una calidad energética que facilite el desarrollo y descanso del pequeño, con una decoración acorde y posicionando el mobiliario de la forma más equilibrada.

Aplicar las técnicas feng shui en el dormitorio del bebé tiene muchos beneficios, puesto que los niños están representados por el elemento madera, uno de los cinco elementos en los que se basa el arte del feng shui. La madera es símbolo de crecimiento por lo que es parte esencial de los niños y debe estar presente en su habitación. Las fibras naturales, la luminosidad y la ventilación harán de la habitación del bebé un lugar con una buena circulación del chi lo que los hará crecer sanos y felices.

Otro elemento a tener en cuenta para que el qi o chi circule libremente en el cuarto del bebé es la puerta de entrada. Debe poder abrirse hasta 90 grados. Asimismo, es necesario poder abrir con comodidad todos los cajones de los muebles y poder moverse por toda la habitación sin sentir presión por la falta de espacio. Finalmente, asegúrate que todos los elementos que utilizarás (pañales, mantas, elementos de primeros auxilios, etcétera.) estén a la mano y sean de fácil acceso.

Cómo colocar los muebles en la habitación del bebé

Como ya comenté en una entrada anterior, los elementos electrónicos perturban con sus ondas electromagnéticas el comportamiento y el sueño de los habitantes de unbebé espacio. Por ello es muy recomendable eliminar todos los elementos electrónicos de la habitación del bebé. No instales una televisión, un DVD o un calentador eléctrico en ese espacio, perturbarían el desarrollo natural de tu hijo.

No coloques espejos en esa habitación, pero si hay uno procura que no esté frente a la cuna y si está frente a ella, mantenlo tapado. Aquí encontrarás los motivos por los cuales es mejor no colocar espejos en los dormitorios.

Colocar la cuna

El principal elemento en la habitación del bebé es la cuna ya que es el lugar donde más tiempo pasará en sus primeros meses de vida. Por eso es muy importante colocarla adecuadamente. Cuando vayas a escoger la camita de tu bebé intenta decantarte por materiales naturales.  La madera, ya sea natural o pintada, es la mejor opción. El metal no es recomendable porque es un elemento más activo y puede interrumpir los ritmos naturales del sueño del bebé. En cuanto a las formas, las rectangulares son las más comunes, pero es preferible escoger cunas con esquinas redondeadas  y no con ángulos muy pronunciados.

En cuanto a la colocación de la cuna, lo mejor es colocarla en la zona más tranquila de la habitación, lejos de la puerta y donde esté más protegida de ruidos y corrientes de aire. El bebé debería poder ver a las personas que lo quieren y lo cuidan cuando entren en la habitación para que se sienta seguro y protegido. Por eso la cuna debe colocarse contra una pared sólida  frente a una puerta.

Es mejor no colocar la cuna debajo de una viga o una estantería. Evita también ponerla debajo de la ventana. La cabecera de la cuna debe estar apoyada en una pared sólida. Si no es posible, procura que la cabecera esté hecha de un material sólido. No coloques la cuna contra una pared que comparta el espacio con un cuarto de baño o con un cuarto de depósito, ya que ésto podría afectar adversamente la salud del bebé.

Qué hacer si el bebé duerme en tu habitación

Muy a menudo, a causa del poco espacio o porque los padres así lo quieren, los bebés pasan los primeros meses de vida compartiendo la habitación con los papás. Si ese es tu caso te dejo algunas pautas para aplicar el feng shui al espacio que ocuparán las cosas de tu bebé en tu dormitorio.

Intenta no colocarbebé objetos relacionados con tu trabajo ni medicamentos en la mesita de noche. Si el cuarto de baño da a tu habitación colocar una planta pequeña junto a la puerta que separa ambas estancias. También hay que evitar que, estando en la cama, queden a la vista objetos que tengan que ver con el movimiento: zapatos, material deportivo, etc.

Es importante también que entre la cuna y la cama de matrimonio quede espacio suficiente para pasar y que no haya objetos colocados encima de la cuna del bebé. Así la circulación del chi será más fluida y no se crearán bolsas de energía negativa concentrada.

Decoración Feng Shui para el cuarto del bebé

El suelo del dormitorio de los niños también debería estar recubierto de elementos naturales. Así el parquet, el corcho o la tarima de madera serán ideales, tanto en esta habitación como en el resto de la casa. Es mejor que no coloques moqueta o alfombras en el espacio dedicado a tu bebé ya que propician la acumulación de polvo y podrían causar alergias respiratorias al bebé.

Si vas a colocar cuadros en las paredes escoge diseños relacionados con la naturaleza que sean agradables, cálidos y atractivos. Harán sentir seguridad a tu bebé.  Es mejor no usar diseños con animales salvajes o de  la jungla ya que pueden ser intimidantes para un bebé. Tampoco son recomendables los temas con agua, sobre todo los que representan mares y ríos ya que podrían causar problemas respiratorios o empeorar la condición de un bebé asmático.

Qué colores utilizar

En cuanto al color de las paredes es mejor que sean de colores neutros: blanco roto, blanco hilo, color lino, beige o tonos piedra muy claros. Estos son los colores más adecuados para las paredes y el mobiliario. Luego, pueden usarse motivos infantiles para decorar con grecas o dibujos. Poner los típicos colores para niño o niña es más arriesgado, puesto que los colores representan a los 5 elementos y pintar la pared con tonos que no sean neutros puede alterar el comportamiento de los niños.

Aunque paredes y muebles sean de colores neutros, pueden decorarse con vinilos y papeles pintados con motivos infantiles y estos sí que pueden ser en colores vivos. Según lo que quieras fomentar en tu hijo deberás escoger unos u otros colores. Así los adornos en tonos rojos y anaranjados impulsan a la acción y fomentan la fantasía. Los marrones aportan seguridad. Los verdes ayudan a aumentar la actividad mental y física. Los azules, sobre todo si son claros, aportan sensación de espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing