Cómo hacer frente al insomnio 1ª Parte

insomnio

Qué es el insomnio, cómo combatirlo

La ajetreada vida moderna tiene consecuencias negativas para la salud de las personas afectando sobre todo al sueño. El estrés, las complicaciones del día a día y las mil cosas que nos ocupan trastornan nuestra capacidad para dormir bien. El insomnio afecta a muchas personas, especialmente de los países más industrializados, que ven disminuir su calidad de vida e influye en su ritmo de trabajo. Es además, uno de los principales motivos de accidente laboral debido a la incapacidad de atención que muestra la persona que lo padece.

El insomnio es el trastorno del sueño más común y hace referencia no sólo al hecho de dormir poco si no también a dormir a saltos, despertándonos muchas veces durante la noche desarrollando una incapacidad para conciliar un sueño profundo y reparador.

El insomnio puede causar que la persona tenga ojeras, fatiga e irritabilidad. Igualmente, se presenta somnolencia diurna y mala concentración lo cual puede ocasionar graves problemas al manejar coche o diferentes herramientas.

Se puede decir que una persona duerme lo suficiente cuando al despertarse se da cuenta que ha dormido lo suficiente y durante el día se siente bien. Se considera que una persona padece insomnio cuando, al levantarse por la mañana, siente que no ha dormido lo suficiente, cuando a lo largo del día siente necesidad de dormir, presenta la cabeza cargada y tiene dificultades de concentración.

A lo largo de la vida, el sueño puede variar en cantidad y calidad, en función de la edad, estado de salud y enfermedad,  cambios fisiológicos vitales (pubertad, menopausia,…), etc. Pero ante todo, el sueño es necesario para el buen estado físico y mental del individuo. Con frecuencia, cuando el sujeto enferma física o mentalmente, se altera el sueño y cuando una persona duerme mal durante cierto tiempo  se producen alteraciones físicas y mentales que pueden derivar a enfermedad.

Las causas del insomnio pueden ser muy variadas, entre ellas destaca el estrés que nos provocan situaciones de angustia causada por problemas relacionados con el trabajo, la pareja etc. Otro factor causante del insomnio es la depresión. También los hábitos inadecuados de descanso como cambiar constantemente de horario de sueño, intercambiando el día por la noche por motivos de trabajo, viajes en avión, fiestas, siestas demasiado prolongadas, etc.Todos estos hábitos dificultan al organismo la posibilidad de adquirir un ciclo adecuado de sueño.insomnio

El insomnio puede evitarse en gran medida con algunas pautas de comportamiento:

Evita comer abundantemente antes de dormir ya que esto provoca que el sueño sea menos profundo. Tampoco es aconsejable acostarse con hambre pues no se podrá conciliar el sueño.

Si padeces insomnio, relájate. Obsesionarse con dormir y hablar todo el día de esta patología con tus familiares y amigos no ayuda. Quítale importancia, respira hondo y lograrás dormir mejor.

Evita tomar mucho líquido justo antes de dormir porque eso puede interrumpir el ciclo del sueño al tener que levantarte al baño lo cual podría derivar en insomnio.

No realices ejercicio físico en exceso antes de dormir. Se ha demostrado que la actividad física inicialmente aumenta los niveles de las llamadas “hormonas del estrés” pero poco a poco este nivel va disminuyendo considerablemente. Es mejor hacer ejercicios al iniciar el día o en la tarde.

Reduce la luminosidad de la habitación ya que se ha demostrado que dormir con una luz demasiado fuerte provoca un desequilibrio hormonal, alterando fundamentalmente los niveles de melatonina y produciendo además un mayor riesgo de desarrollar la obesidad y la diabetes.

Es importante usar ropa holgada para dormir y tener el dormitorio a una temperatura ambiental agradable.  Es importante tapar cualquier reloj que esté ubicado en la mesita de noche, de esta manera evitarás angustiarte mirando la hora.

Es necesario reducir la tensión para poder dormir profundamente para ello es útil usar técnicas de relajación (yoga, respiración profunda, entre otros). El uso de música relajante y los pensamientos e imágenes placenteros resultan también convenientes.insomnio

También puedes utilizar un método conocido como relajación muscular progresiva. Aunque esto puede sonar fácil puede ser bastante difícil al principio. Apóyate en algo rígido y siéntate lo más cómodo que puedas. A partir de la parte inferior de tu cuerpo, es decir, los pies, tensa los músculos tan fuerte como puedas y cuenta hasta 10. Al llegar a 10 relaja el músculo y respira profundamente. Repite este proceso para cada grupo muscular desde la punta del dedo del pie a la parte superior de tu cabeza.

Muchas personas sufren de insomnio porque se ponen a pensar sobre los sucesos de la jornada.  Por ello, se recomienda reflexionar sobre las actividades diarias (durante por lo menos diez minutos) una o dos horas antes de irse a la cama.  Es necesario buscar de forma serena las soluciones a los problemas que pudieran existir.

En una entrada posterior comentaremos algunos remedios naturales para combatir esta dolencia tan molesta. Os esperamos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing