La acupuntura.

acupuntura

Una de las especialidades más reconocidas de la Medicina China Tradicional es la acupuntura debido, sobre todo, a su eficacia para combatir gran variedad enfermedades tanto en humanos como en animales, sin que tenga efectos secundarios conocidos. La acupuntura es un tratamiento muy apreciado para combatir el dolor, ya que favorece que el organismo libere una serie de sustancias químicas que reducen, o incluso eliminan, las sensaciones dolorosas.

La acupuntura lleva ya miles de años produciendo resultados positivos en distintas enfermedades y dolencias, por esta razón aún sigue vigente en nuestros tiempos y forma parte de los servicios médicos de miles de hospitales en los que se practica la medicina occidental. La acupuntura se utiliza como terapia complementaria en muchos tratamientos de medicina convencional ya que favorece la relajación del paciente y la disminución de la cantidad de fármacos que debe tomar. Esta terapia incluso puede utilizarse como analgésico y anestésico ya que estimulando ciertos puntos se produce en el cuerpo una reacción que libera endorfinas, que producen un efecto similar a la administración de morfina.

Como parte de la medicina china tradicional, la acupuntura se basa en la creencia que la energía presente en el universo llamada Chi o Qi, fluye por el organismo a lo largo de una red de canales que se llaman meridianos. El Chi afecta el estado espiritual, emocional, mental y físico de las personas. La fuerza vital o Chi tiene una forma positiva: el yin, y una negativa: el yang. Ambas fuerzas deben estar en equilibrio en el cuerpo humano, cuando no lo están, el Qi se bloquea y causa dolor, enfermedad y otros problemas de salud.

Existen más de 1000 puntos de acupuntura conectados por meridianos en el organismo y cada uno de ellos se corresponde con un órgano o sistema orgánico. Para estimular la energía que corre por esos meridianos, el acupuntor aplica agujas, calor, presión y otros tratamientos en uno o más lugares acupunturade la piel, donde se hallan los puntos de acupuntura para provocar cambios en el funcionamiento físico del organismo. Las agujas, que habitualmente se introducen a una profundidad de entre uno y tres centímetros pueden ser manipuladas con las manos después de su colocación, o también mediante estímulos eléctricos o aplicación de calor, dependiendo siempre del síntoma o afección que se esté tratando.

Muchas personas sienten pánico a la agujas y a otras muchas simplemente no les gustan, pero las agujas de acupuntura tienen poco que ver con las agujas de coser o con las que se usan en las extracciones de sangre o en inyecciones. Al no tener que extraer ni introducir ningún líquido, las agujas de acupuntura son mucho más finas, de una décima a una centésima más delgadas que las utilizadas en los hospitales, casi del grosor de un cabello: son sólidas, de acero, ligeramente flexibles y pensadas para deslizarse en el organismo sin lesionar los tejidos.

La sensación que provoca la inserción de agujas de acupuntura depende tanto de la habilidad del profesional como de la relajación del paciente. En buenas manos, la inserción de las agujas de acupuntura no suele ser más dolorosa que un ligero pellizco o una sensación de hormigueo, que desaparece rápidamente. Por mi experiencia os diré que, pese a que soy una persona a la que todo le duele y le molesta, la sensación de sentir en la piel el pinchazo de una aguja de acupuntura se parece más a una caricia un poco brusca que a una aguja de hospital.

Beneficios y riesgos de la acupuntura

La acupuntura está indicada en afecciones como asma, sinusitis, esguinces y torceduras, problemas de riñón, inflamaciones de garganta, hemorroides, trastornos de la circulación y uterinos, reumatismo, afecciones estomacales, oculares y del oído. Su aplicación también está indicada en casos de desequilibrios corporales, como los problemas de imacupunturapotencia sexual, complicaciones de la menstruación, el insomnio o la ansiedad.

Una de las grandes ventajas de la acupuntura es la ausencia de efectos secundarios. Un tratamiento aplicado por un profesional cualificado que utiliza material esterilizado no debe tener ninguna complicación. Puede ser que aparezca un pequeño morado en el punto donde ha estado clavada la aguja, consecuencia de la extravasación de sangre en partes del cuerpo con mala circulación pero no da ninguna molestia y se reabsorbe, como todos los morados, al cabo de unos días. En cualquier caso, es necesario informar al médico acupuntor de cualquier circunstancia que afecte al paciente, como embarazo, uso de marcapasos, adicciones, padecer un proceso infeccioso, etcétera con el fin de reducir los riesgos de la acupuntura.

Muchas veces aparece una mejora en trastornos que aparentemente no estaban relacionados: una persona con jaquecas puede sorprenderse del alivio de un estreñimiento que ni siquiera había comentado al médico, u otra con ansiedad puede ver como dejan de molestarse las menstruaciones, etc. El efecto secundario más notable es una mejora de la calidad del sueño y la claridad mental.

Como es habitual en cualquier tratamiento de medicina alternativa, la acupuntura tiene muchos defensores pero también muchos detractores. Para sus seguidores la acupuntura es un tratamiento eficaz para muchas enfermedades y sobre todo para el tratamiento del dolor y, a la vez, no tiene efectos secundarios. Los detractores de esta terapia afirman que no sirve para nada y que sus pretendidos beneficios no son más que un efecto placebo. En otras disciplinas, existen más pruebas científicas en uno u otro sentido pero la acupuntura cuenta con la misma cantidad de estudios que demuestran su utilidad como los que denuncian su ineficacia. ¿A quién creer? Eso lo decides tú.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing