La astrología kármica

astrología kármica

Como ya sabes la astrología es la disciplina que estudia la influencia de astros y planetas en el carácter y en el futuro de las personas. Dentro de la astrología existen diversas ramas. Dos de las más importantes son la Astrología Natal, conocida también como Astrología de la personalidad y la Astrología Kármica de la que hoy escribiré. La Astrología natal es la que ya conoces, es decir, la que analiza la posición de los astros en el cielo para aportar datos sobre aspectos psicológicos, emocionales y físicos de una persona e indicarle así el camino a seguir.

Por su parte, la astrología kármica examina las posibles conexiones con vidas pasadas, usando métodos astrológicos. Así puede encontrar respuestas a problemas actuales examinando los patrones que se repiten a lo largo de cada una de las encarnaciones. Esta rama de la astrología reconoce la existencia del karma, es parte integrante de su método de estudio. Además de en el karma, la astrología kármica se basa en la ley de causa y efecto. Si no crees en el karma difícilmente podrá ayudarte este tipo de astrología.

Aunque es lo que parece, el hombre no empieza a vivir cuando nace y acaba cuando muere. La realidad es más compleja, el hombre, visto como un cuerpo físico desaparece al morir. Su ser auténtico, su individualidad, continúa su eterno camino en los demás planos de existencia, tras abandonar el plano físico. La vida terrenal es sólo una parada en nuestra andadura espiritual. El cuerpo espiritual, al que llamamos alma conserva la auténtica identidad del ser. El alma, desde el momento de su creación, debe seguir un camino de aprendizaje y perfeccionamiento que se va completando en cada vida.

A pesar de que todos vivimos bajo la misma ley de causa efecto, cada uno se encuentra en un peldaño diferente de la escalera que conduce a la perfección. Cada peldaño que se ha dejado atrás es una encarnación pasada. En ese camino hacia la perfección, el individuo debe aprender las lecciones a las que le somete el karma. Si no lo hace, la lección no aprendida derivará en dificultades en la vida siguiente. Así muchos de los conflictos de personalidad que muestra una persona en el presente puede estarlos arrastrando de vidas pasadas.

De acuerdo con la ley kármica, en la vida presente se viven los efectos de todo lo que se ha causado en vidas anteriores. Y son esas causas las que convierten a un individuo en un ser diferente y único. Más allá de lo que pueda compartir con personas nacidas a la misma hora y en el mismo lugar. 

La astrología kármica es de gran ayuda en ese aspecto ya que puede hallar el origen de las dificultades presentes en experiencias de vidas pasadas. Así como las influencias que esas vidas tienen en los intereses, hábitos y fobias de una persona.

La astrología kármica puede ayudarte a conocerte mejor, a trabajar la autoestima y descubrir el origen de miedos, hábitos y comportamientos repetitivos que te afectan. Para ello esta astrología desarrolla un análisis en tres partes: primero se comprueba el pasado. Después se analiza el presente y, por último se marcan las proyecciones para el futuro.

Elementos de la astrología kármica

Para desarrollar sus estudios, la astrología kármica tiene en cuenta a todos los astros pero algunos son más importantes que otros. El sol es el astro que marca el comienzo de todo y su importancia es fundamental. La posición del sol en el momento de tu nacimiento ofrece muchos datos sobre cómo serás en tu vida. Para la astrología kármica representa el propósito inicial por el que un alma vuelve a reencarnar en el mundo.

También la Luna y Saturno tienen una gran importancia kármica. La Luna representa la memoria positiva o negativa de tu alma, puede ser una memoria consciente o inconsciente. Saturno por su parte representa todos los bloqueos, frustraciones y  tristezas que arrastras de otras vidas. Es necesario conocerlas para superarlas y liberarte de ellas.

Los Nodos Lunares

Como ya he comentado la astrología kármica considera que la vida del hombre es un viaje hacia la perfección. Y son los nodos lunares los que señalan la dirección de ese viaje. La posición del Sol y de los demás planetas añaden detalles sobre cómo re realizará la travesía, cómo se recorrerá ese camino.

Los nodos lunares son dos puntos imaginarios que se localizan en el lugar en el que la Luna, en su recorrido alrededor de la tierra, cruza la eclíptica (línea imaginaria que traza la tierra en su recorrido alrededor del Sol).

 astrología kármica

El Nodo Norte se establece cuando la Luna cruza esta línea imaginaria, del sur al norte. El Nodo Sur se establece paralelamente en el mismo grado y minuto del signo opuesto al del Nodo Norte. Por lo tanto podemos observar, que los nodos representan un eje perfecto, cuya distancia es de 180º.

 

El Nodo Sur representa la puerta de entrada del alma en la encarnación presente. Este punto imaginario en el espacio, sintetiza algunas tendencias de la personalidad heredadas de vidas anteriores. Es el resultado y la síntesis de las experiencias más importantes que se han vivido a lo largo de todas las vidas.

El Nodo Norte muestra las características esenciales que hay que estimular y desarrollar, para equilibrar las que están enfatizadas en exceso en el Nodo Sur. Para comprender el significado de este eje, es importante considerar el zodiaco como seis pares de signos opuestos. Cada par se complementa entre sí. Los opuestos son Aries-Libra, Tauro-Escorpio, Géminis-Sagitario, Cáncer-Capricornio, Leo-Acuario y Virgo-Piscis.

Saturno

En este planeta se reflejan los temores que necesitan ser superados, comportamientos reprimidos, y tendencias inconscientes. Su posición en la Carta Natal muestra el área donde tienes lecciones que aprender. Normalmente, la casa y el signo en los que se encuentra Saturno muestran los aspectos psicológicos y el área vital en los que el alma necesita esforzarse para superarse. El dolor y el sufrimiento asociados a Saturno son el estímulo que el alma necesita para impulsarse y buscar la comprensión de aquellas áreas de la personalidad que necesitan ser maduradas.

Saturno es también indicador de la sombra, esa parte de ti que permanece reprimida. Es lo que no estás dispuesto a reconocer de ti mismo. La casa donde está Saturno es el escenario donde te encuentras con personas y situaciones reflejo de lo que debes cambiar en ti mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing