La Carta Astral, qué es

carta astral

Para qué sirve una Carta Astral

Una carta astral, también llamada carta natal, es un gráfico que recoge la posición de los planetas en el instante en que nació una persona.  Este gráfico o mapa se utiliza como base para realizar la interpretación psicológica y para aplicar sobre él una serie de técnicas de predicción como los tránsitos o las progresiones.

La carta astral refleja la posición del sol, la luna y los planetas en conexión con  la bóveda celeste y el horizonte del lugar en el que llegamos al mundo. La orientación de estos astros influye, condiciona y determina diferentes aspectos de nuestra vida personal y social.

Esta carta no determina, sino que expresa el potencial energético que reside en la persona. Su desarrollo y manejo depende, en última instancia, del individuo. Así, la carta astral es una potente herramienta de autoconocimiento a través de la cual puedes descubrir tus motivaciones, tus talentos, tu forma particular de ser. Puede además, servir  como un guía o maestro que te da las claves para comprenderte, comprender tu vida y dar sentido a la misma.

A través del estudio y la interpretación de la carta astral, podemos llegar a conocer características y particularidades de la persona, lugar o creación; que serán expresadas durante el transcurso de toda su vida y que de alguna manera, influirán en sus comportamientos a nivel personal y social.  En la carta astral se reflejan determinados sucesos que podrían transcurrir en la vida de la persona, desde su nacimiento hasta su muerte; y como esas circunstancias podrían afectarle, ya sea de manera positiva o negativa.

Para el cálculo de tu carta astral, es necesario tu fecha y hora de nacimiento y también la longitud y latitud de la ciudad donde naciste. Todos tenemos tres signos con respecto a la ubicación astral. El solar, que se define por la posición del astro rey, es el que habitualmente conocemos como “nuestro signo” y define la esencia más profunda del ser humano; el lunar, que marca nuestras emociones y sensibilidades; y el ascendente, que se define por la hora del nacimiento  y determina nuestra personalidad social, nuestro temperamento y la manera en que nos mostramos al mundo. En este esquema quedan grabados nuestros potenciales, debilidades, aptitudes y defectos.

La Carta Astral se configura en forma de círculo al igual que el círculo del zodiaco y se divide en los doce signos que conocemos. Con los datos exactos del momento y el lugar en que nacimos, ésta se vuelve a separar en doce sectores llamados “Casas”. Cada una de ellas corresponde a diferentes aspectos de la vida  cuyo significado se modificará  en relación a los planetas y los signos que las ocupen.

Para interpretar una carta astral hay que basarse en el análisis de tres combinaciones distintas: relación planeta-signo, relación planeta-planeta y relación planeta-casa. En la primera, se cruzan las características del astro con las zodiacales. Un ejemplo: supongamos que la luna (lo emocional, lo psicoafectivo) está en Géminis (que se caracteriza por la indecisión y la rapidez), esto nos habla de una persona emocionalmente indecisa, inestable y que realiza cambios rápidos. En la segunda, se analizan las relaciones de los astros entre sí: el resultado son los “aspectos”. Éstos pueden ser relajantes o  tensos (cuando hay cuadraturas u oposiciones). Finalmente, se estudia la ubicación de cada planeta con respecto a las Casas. Cada una se conecta con diferentes planos de la vida y éstos se verán caracterizados  de acuerdo a las particularidades astrales.

Cada una de las casas presentes en la carta astral controla un aspecto de nuestra vida:

Casa I: Personalidad.

Casa II: Recursos. Bienes.

Casa III: El intelecto. Comunicaciones.carta astral

Casa IV: La familia.

Casa V: Las relaciones sentimentales. La Creatividad.

Casa VI: La salud. El esfuerzo.

Casa VII: El matrimonio. Las relaciones sociales.

Casa VIII: Crisis.

Casa IX: Educación superior.

Casa X: La profesión. El éxito.

Casa XI: Los amigos.

Casa XII: Las limitaciones

Por otra parte, hay que tener en cuenta que en una carta astral todo tiene un significado importante y es el análisis de la posición de los planetas lo que arrojará luz sobre la influencia de los astros en nuestra vida.

Cada uno de los planetas, el sol y la luna representan, en una carta astral, una parte del ser humano:

El Sol representa nuestro Yo, la voluntad instintiva (es regente de Leo)

La Luna representa las emociones, la sensibilidad (es regente de Cáncer).

Mercurio  simboliza la inteligencia, la comunicación, la rapidez del pensamiento (es regente de Géminis y Virgo).

Venus hace referencia al sentimiento, la capacidad de amar, la forma en que nos relacionamos con los demás (rige a Tauro y a Libra)

La Tierra indica el aspecto de la fortuna.

Marte señala la energía, la acción (rige al signo de Aries)

Júpiter el entusiasmo, las oportunidades que nos da la vida, la alegría de vivir (regente de Sagitario).

Saturno la razón, las enseñanzas, la madurez, la disciplina, el freno (rige a Capricornio).

Urano lo innovador, la creatividad, la capacidad de decisión (regente de Acuario).

Neptuno el mundo interior, de los sueños, el inconsciente, la capacidad de transformación interna (regente de Piscis).

Plutón, el instinto creativo, los extremos (regente de Escorpión).

Como ves una carta astral puede utilizarse para conocer el carácter de una persona y también su recorrido vital. ¿Tienes tu carta astral? ¿Sabes calcularla? Deja tus comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

WP-SpamFree by Pole Position Marketing