Los cuatro elementos y el Tarot

cuatro elementos

Hasta ahora me he referido en varias ocasiones a la teoría de los cinco elementos fuertemente vinculada al feng shui. Pero en Occidente esa teoría no contiene cinco sino cuatro elementos. La teoría de los cuatro elementos establece que el universo está compuesto por Aire, Fuego, Agua y Tierra. Son los cuatro principios básicos de la vida. Esta teoría no es algo nuevo si no que fue enunciada por primera vez en la Antigua Grecia. Alcmeón y Aristóteles, entre otros, defendían que los cuatro elementos eran el origen de la vida en el Universo.

Los cuatro elementos tienen propiedades que todos conocemos. Así, el aire es el elemento gaseoso que nos rodea y que nos da la vida a través de la respiración. El agua es el elemento líquido que alimenta al ser humano a través de la bebida. La tierra es el elemento sólido que es la base para todos los seres vivos que se alimentan de ella. El fuego es el elemento etéreo que modifica el estado de la materia. Pero además de estas propiedades cada uno de los cuatro elementos representa una parte del mundo interior del ser humano. El aire representa los pensamientos, el fuego, la pasión, el agua, las emociones y la tierra la estructura de lo que nos rodea.

Para la filosofía esotérica los cuatro elementos representan las diversas maneras que tiene una persona de percibir el mundo y a sí mismo. Cada organismo está más o menos en armonía con esos cuatro elementos y su acción lo vincula con el mundo a través de esas energías elementales. Si los cuatro elementos son el principio básico del universo es lógico que aparezcan representados en el tarot. Mientras los Arcanos Mayores representan los principios espirituales y las fuerzas ocultas del universo. Lo que podría llamarse la quinta esencia creadora de vida, es decir, el alma. Los Arcanos menores representan lo cotidiano, las cosas del día a día, nuestra vida concreta tal como se manifiesta a nivel tangible. Es decir todo lo que podemos percibir a través de los sentidos, o lo que es lo mismo, los cuatro elementos.

Cada uno de los palos de la baraja de tarot se identifica con uno de los cuatro elementos. Así, los bastos representan el elemento fuego. Las espadas representan el elemento Aire. Las copas representan el elemento agua. Y por último, los oros representan el elemento tierra. El elemento que se vincula a cada palo del tarot tiene mucha influencia en la lectura de cartas ya que imprime carácter a los palos. En la baraja francesa los tréboles corresponderían al elemento fuego, los diamantes al elemento tierra, las picas al aire y los corazones al agua.

Los cuatro elementos y el Tarot

A continuación analizaré cada uno de los palos y la influencia que reciben del elemento que los rige. De todas maneras, recuerda que en una lectura de cartas, no hay que analizar las cartas cuatro elementosde una en una sino en conjunto. Por lo que la influencia de los cuatro elementos se verá matizada por los significados del resto de las cartas de la tirada.

Sí se ve claramente la influencia de los cuatro elementos cuando se escoge una carta como significador ya que ella por sí misma representa al consultante. El resto de cartas de esa tirada mostrarán situaciones y caminos a seguir pero siempre bajo la influencia del significador y el elemento que lo rija.

Como ya he comentado los bastos representan el elemento fuego lo que los hace muy poderosos. El fuego es el elemento catalizador de los otros elementos. Los reduce y transforma sin alterarse. Además el fuego tiene un lado espiritual ya que es el origen de la vitalidad, el entusiasmo y el calor humano. El fuego también representa la energía sexual, el deseo y la lucha. Es un elemento masculino, de acción y esfuerzo, es la llave para la transmutación.

Todo ello hace que los bastos sean figuras asociadas al deseo, la acción, la lucha y la inspiración. Los bastos representan a personas espontáneas y enérgicas. Su repuesta emocional es rápida y tienen una imaginación vivaz. Los bastos, en una tirada, hacen referencia a la capacidad de conseguir lo que se desea. Con los compromisos y las decisiones tomadas. Con la intuición, el éxito y la confianza en uno mismo.  Este palo también representa a los signos astrológicos regidos por el elemento fuego: Aries, Leo y Sagitario.

Espadas

Este palo está regido por el elemento aire. Este elemento hace referencia a la parte intelectual del hombre. A la inteligencia y a todo lo relacionado con la mente. También hace referencia a procesos judiciales y querellas tanto legales como personales. El elemento aire otorga a las espadas el significado de enfrentamiento, dolor, desesperación y a veces, la muerte. El mayor enemigo del hombre es la muerte pero también su propia mente. Muchas veces lo que nos inquieta o preocupa no es lo que nos pasa, sino lo que pensamos  que puede pasar. Una espada y una mente pueden ser comparadas con facilidad. Ambas tienen filo y dos caras y tanto pueden dar satisfacciones como sufrimientos.

cuatro elementosEn su parte más negativa las espadas hacen referencia a enfermedades mentales y a conflictos con uno mismo. Pero a la vez representan la oportunidad de crecer, de autoexaminarse y controlar los propios pensamientos.  Las espadas son los conflictos que nuestra mente se empeña en recrear y representar en el mundo físico. Este palo representa a los signos de aire del zodiaco: Géminis, Libra y Acuario.

Copas

De los cuatro elementos, las copas representan el elemento agua. Este elemento simboliza las emociones y los sentimientos. En el tarot Osho Zen, el palo correspondiente a las copas recibe el nombre emociones y lo identifica con el color azul. El agua mana de nosotros cuando expresamos nuestras emociones, cuando lloramos y cuando reímos. Llegamos a este mundo expresando la emoción que supone abandonar el seno materno llorando. Queda, por tanto, demostrada la importancia del agua en nuestra vida. En su lado más negativo las copas representan las emociones desbocadas, la histeria y el paroxismo. Cáncer, escorpión y piscis son los signos zodiacales asociados a las copas y al elemento agua.

Por su relación con las emociones, las copas también representan la pareja, el hogar, al amor, la amistad, el matrimonio y los hijos y la fertilidad. Pese a representar al mundo material,  en estas cartas el amor y lo espiritual son prioritarios frente al mundo físico y mental que toma una importancia secundaria.

Oros

Este palo de los Arcanos Menores representa el elemento tierra, el último de los cuatro elementos que analizo. Los oros hacen referencia a todo lo material, al dinero y la riqueza. Lo espiritual y mental no tiene importancia en estas cartas. Los oros hacen referencia a temas económicos, la prosperidad, las finanzas, las deudas y los futuros proyectos. También simbolizan el trabajo, el esfuerzo y la tenacidad. En su parte negativa los oros significan pasividad, pereza y la falta de imaginación. Los oros están muy ligados al mundo material. Cosas como el dinero, la salud, la relación con nuestro entorno y la forma como percibimos nuestro cuerpo están ligadas a la tierra y a los oros.

Por esa razón los trastornos de salud, derivados de cómo uno percibe su cuerpo, están representados por estas cartas. Así, los oros hacen referencia a enfermedades como la ortorexia, la bulimia o la anorexia. Tauro, capricornio y virgo son los signos zodiacales relacionados con este palo y con el elemento tierra.