Tarot de Papus o Tarot de los Bohemios

tarot de papus

En la anterior entrada sobre tarot analicé brevemente uno de los tarots más enigmáticos, el Tarot de la Orden Hermética Golden Dawn. Esta baraja fue elaborada por Israel Regardie a partir de los conocimientos adquiridos en el seno de la Orden de la Aurora Dorada o Golden Dawn. Hoy os traigo una reseña sobre Gerard Encausse y su tarot de los Bohemios o Tarot de Papus que también perteneció a la misma orden hermética, al igual que otros reconocidos ocultistas padres del tarot moderno.

Gerard Anaclet Vincent Encausse (1865-1926) más conocido con el seudónimo de Papus (de ahí el nombre de Tarot de Papus) fue un médico apasionado del ocultismo y muy versado en el estudio del tarot que dedicó parte de su vida a investigar el origen de esta disciplina. Además de haber pertenecido a la Golden Dawn, Encausse fue fundador de la Orden Masónica de los Martinistas y miembro de la Orden Cabalística de la Rosacruz. Fruto de sus estudios sobre el tarot, en el año 1889 Papus publicó El Tarot de los bohemios, en el que se ven claramente las influencias que sobre él tuvieron los trabajos de Eliphas Leví y también, en menor medida de Gébelin y Christian.

Teoría de Papus sobre el origen del tarot

Como uno de los últimos maestros de la escuela de Iniciados Franceses, Papus estaba convencido de la influencia de la astrología en el tarot y de su origen egipcio. Es más para él el Tarot era el auténtico libro de Thot que los bohemios, es decir, los gitanos, introdujeron en Europa Occidental. Para él los gitanos eran los portadores de una tradición milenaria.  De ahí que el tarot de Papus se conozca también como el tarot de los Bohemios.

Según Papus, un grupo de sabios de la Antigüedad, previendo la decadencia de la Humanidad decidió preservar todo el saber conocido para que perviviera a través de los siglos. Para ello, propusieron crear sociedades secretas, preceptoras de la sabiduría oculta. Aunque temían que estas sociedades fueran monopolizadas por personas ansiosas de poder por lo que decidieron también esconder sus secretos en la baraja del tarot. Sabían que el hombre es esclavo de sus pasiones y entre ellas se encuentra el juego. Y qué mejor que esconder sus secretos en un juego de cartas camuflados en un objeto que no reviste ningún poder como una simple baraja.Tarot de Papus

Los conocimientos a los que se refiere Encausse serían los que estaban recogidos en el libro de Thot que el mismo dios egipcio dictó a los hombres. Una vez creada la primera baraja de tarot fue legada a una tribu egipcios trashumantes de los que descenderían los bohemios, los actuales gitanos. Este juego de cartas les dio la posibilidad de poder vivir de una manera más fácil. Con ellas podían determinar los augurios y los designios del destino. Interpretaban las lecturas del Tarot, a la vez que gozaban de un momento de ocio porque también les servía como entretenimiento.

El Tarot de Papus

Encause creía que cuando se tiran las cartas del tarot, la carta que sale está conectada a la corriente de conocimientos a través del patrón universal del “Egregor Tarot – Isis”. Por tanto, cada carta representa conocimientos que vuelven a la vida a través de su consulta.

Además, consideraba el tarot como el libro que contiene el saber cosmológico, filosófico e iniciático de todo el Universo. Para develar sus misterios, Papus realizó un estudio de los elementos de la cábala y de la numerología. Con los datos que extrajo en sus estudios decodificó la construcción del Tarot. Tras sus estudios Papus llegó a la conclusión de que el tarot gira en torno a la palabra ROTA. El estudio cabalístico lo usó para asociar las cartas del Tarot con las letras del alfabeto hebreo.

En el Tarot de los Bohemios, Papus utiliza los grabados de Oswald Wirth publicados en 1889 bajo el título de El Tarot Cabalístico. Sus comentarios se basan en las indicaciones de Eliphas Levi, que desarrolló el aspecto cabalístico y numerológico del tarot. Las imágenes de esta baraja tienen un marcado estilo egipcio, ya que Papus sitúa el origen del tarot en Egipto y el libro de Thot.

Originalmente cada carta tenía asignada una letra hebrea, una latina, un ideograma sánscrito, uno egipcio y otro símbolo del idioma mágico Watan que J.A. Saint-Yves describe en su obra L’Archeométre. También, en la parte superior junto al número arábigo, aparecía una figura geométrica que hace referencia al valor numérico. En el lateral derecho, se encontraba el símbolo del signo astrológico que corresponde a la carta. Por último, en la parte inferior, se leía el nombre tradicional de cada carta, acompañado de sus significados principales. Hoy en día las barajas del tarot de Papus han sido simplificadas y no presentan apenas símbolos.

Tarot de PapusArcanos Mayores y Menores

El tarot de Papus no es muy adecuado para principiantes, puesto que es bastante denso y muchas de sus hipótesis se basan en especulaciones por lo que puede ser confuso. En cualquier caso, es muy interesante la descripción que hace de los Arcanos Mayores, a los que relaciona con las 22 letras hebreas: Mago con Aleph, Papisa con Beth, y así sucesivamente.

Papus organiza los Arcanos Mayores en tres grandes grupos, cada uno de los cuáles representaría uno de los principios de la creación. El grupo del Principio Creador al que corresponden los Arcanos 1, 4, 7, 10, 13, 16, 19. El segundo grupo sería el del Principio Conservador al que corresponden los Arcanos 2, 5, 8, 11, 14, 17, 20. Y en el último grupo, el del Principio Realizador se encuentran los arcanos 3, 6, 9, 12, 15, 18, 0.

El Arcano de El Mundo no pertenece a ningún grupo ya que sería el resumen y resultado de la aplicación de los tres principios.

En cuanto a los Arcanos Menores, las cartas numeradas están divididas en dos mitades: en la parte superior aparecen el número y la imagen correspondiente a la carta: dos de oros, cinco de espadas… y en la inferior, van desfilando distintos elementos simbólicos, entre ellos letras del alfabero hebreo. Destacan las cartas del palo de oros ya que en las monedas se dibujan símbolos astrológicos. Las cartas de Corte son muy parecidas a las de las barajas de tarot tradicional salvo que su indumentaria es de inspiración egipcia.